Ozonoterapia
Artrosis de rodilla, hombro, manos
La ozonoterapia también es efectiva en el tratamiento de otras patologías, tanto degenerativas como inflamatorias, tales como son la artrosis, sinovitis, meniscopatías, túnel carpiano y artrosis de mano y pie.

La artrosis es una afección crónica, no inflamatoria, desde el principio degenerativa del cartílago y del hueso, sobretodo de las grandes articulaciones, especialmente la de la cadera, rodilla, dedo gordo de la mano, rara vez del hombro y en particular, de la columna vertebral.

Aproximadamente el 5-10 % de los humanos de más de 50 años presenta lesiones artrósicas motivadoras de molestias.

El desgaste mecánico articular con deterioro progresivo del cartílago e hipertrofia ósea de los bordes de la articulación son condiciones que caracterizan esta patología.



 

 

 


Es notable la relativa frecuencia de artrosis de rodilla en casos de pie plano y en mujeres obesas. Los síntomas más comunes son entre otros, ausencia de dolor en reposo, dolor al iniciar la marcha y apoyar la pierna, crujidos audibles que son escuchados por el paciente.

 

En la artrosis de rodilla como en la de hombro y de mano, el proceso es lentamente progresivo, pudiendo pasar inadvertido por un tiempo prolongado, pese a que existen alteraciones anatomopatológicas marcadas. La enfermedad se manifiesta cuando aparecen factores irritativos adicionales, presentándose, entonces, los fenómenos clásicos de la inflamación con dolor, tumefacción articular, calor local y a veces derrame sinovial.

En la artrosis de cadera, al comienzo, los pacientes experimentan sensación de cansancio, tanto en la marcha como en la posición de pie. La movilidad se va reduciendo gradualmente. El dolor, que al principio, puede aparecer en la ingle, aumenta progresivamente; ciertos movimientos, como la abducción, aducción y rotación, están abolidos. La disminución  de la movilidad en el período inicial se debe a espasmos dolorosos de los aductores, glúteos y psoas mayor. La alteración de la función articular aparece sólo más tarde. El cuadro clínico puede evolucionar hacia la inmovilidad casi total de la articulación coxofemoral.

El dolor cede con el reposo nocturno y mejora en verano y no siempre guarda relación con el grado de las lesiones.

En estas patologías, especialmente cuando se presentan con un cuadro inflamatorio, se utiliza el efecto analgésico y antiinflamatorio del ozono, que se obtiene gracias al mayor aporte de oxígeno a la sede de la inflamación del tejido y a la articulación afectada.

El tratamiento consiste en  infiltraciones que se realizan por vía intraarticular, periarticular o subcutánea en las regiones afectadas.

El tiempo de tratamiento es de aproximadamente 2 meses., pero en 1-2 semanas el dolor y la inflamación desaparecen, observándose una total o casi completa remisión.


 
© 1998/2017 Copyright Fundación Matera - Todos los Derechos Reservados

Diseño y Hosting: Drwebservicios
E-mail: info@matera.org.ar
Uruguay 1243 1º Dpto. 4º Capital
República Argentina
Tel/Fax (54-11) 4815-1748 /
4812-2475